Magnífica noche de música barroca en el Auditori Teulada Moraira

31/10/2017

El Auditori de Teulada Moraira acogió la tarde del pasado domingo un singular e interesante concierto dedicado a la música coral barroca italiana lográndose una gran entrada de público, el cual pudo disfrutar de obras tan significativas y excelsas como el ‘Stabat Mater’ de Pergolesi, el ‘Adagio para órgano y cuerdas’ de Albinoni y el ‘Gloria’ de Vivaldi.

Sobre el escenario casi 60 artistas de reconocida valía como el Coro de Cámara de Valencia, los Valencia’s Classical Soloists, (algunos de sus miembros pertenecientes a la Orquesta de la Comunidad Valenciana, titular del Palau de les Arts), el organista Javier Sáez Docón, la mezzosoprano de Crevillente Sandra Fernández y la soprano de Sant Cugat, Júlia Farrés, todos dirigidos por el maestro de Gandía, Óscar Creus.

Un concierto de los que se prodigan poco en estos tiempos, pero que gustan e incluso entusiasman, en primer lugar, por las obras escogidas, y en segundo por contar con buenos intérpretes. En este sentido todo fue destacable: un Coro de Cámara de Valencia en estado de gracia que cantó equilibradamente, con buen gusto, perfecta afinación y muy buena pastosidad vocal; tanto la mezzosoprano como la soprano mostraron un alto nivel en obras de tremenda dificultad vocal, luciendo una magnífica línea de canto que indudablemente realzó la hermosura de las composiciones de Pergolesi y Vivaldi.

Un momento de alta concentración tanto de público como de artistas, llegó al principio de la segunda parte con la interpretación del bellísimo ‘Adagio’ de Albinoni con el reconocido organista Javier Sáez Docón de solista llegando todos a niveles artísticos muy estimables, dado también que como concertino de la orquesta, el cual tiene aquí una parte solista importante, actuaba nada menos que Evgeni Moryatov, violinista nacido en St. Peteresburgo de consolidada trayectoria, tanto como de solista como de miembro de orquestas europeas y americanas de relevante prestigio, que ha trabajado con directores como Lorin Maazel o Zubin Mehta.

Moryatov contribuyó a dar fuerza y envergadura a una orquesta de cámara que ya de por sí contaba con músicos profesionales muy experimentados, lo cual dio como resultado global un óptimo rendimiento, gracias también al buen hacer del director de orquesta, el cual puso todos los recursos de un gran concertador al servicio de todos, especialmente de la música, que sonó siempre con refinación y fidelidad al barroco italiano. Muchos aplausos al final y un bis: el conocidísimo ‘Coral’ de la Cantata BWV 147 de Johann Sebastián Bach que puso al público en pie.

 

*Crítica elaborada por la Producción: Asociación Amigos de la Música de Alcoy. Alfonso Jordá



Próximos eventos


¿Quieres estar al día de nuestra programación?

Si estás interesado/a en recibir información sobre la programación periódica de este Auditorio haz click en el siguiente botón y rellena nuestro formulario.